Inmigración venezolana en el Perú, de donde viene la Xenofobia y que hay detrás? Autor: Karlo Grados

Inmigración venezolana en el Perú, de donde viene la Xenofobia y que hay detrás?

Por Karlo Grados.

La Realidad Peruana actualidad e historia Karlo Grados Fotografía Roman Novitzky Stuttgart

Politólogo y Lingüista, egresado de la Universidad de Heidelberg

El tema de la inmigración de miles de venezolanos al Perú es uno de los temas más discutidos en todos los medios de comunicación. Se ha sublimado tanto que todos los partidos políticos se valen de este para instrumentalizarlo y, así, desplazar la atención de la población de temas mucho más importantes para la democracia, la paz social y la gobernabilidad del Perú. La falta de solidaridad con el pueblo venezolano es incrementada en las redes sociales e incluso en el discurso de candidatos a puestos políticos, ya que incentivan el rechazo a los inmigrantes y los hacen ver como si fuesen los culpables de todos los problemas de país. 

Un vistazo a otras regiones nos va mostrar que la xenofobia ha sido (y sigue siendo) utilizada por muchos gobiernos a lo largo de la historia para distraer de otros temas. Si separamos la población entre peruanos contra extranjeros, los buenos contra los malos, se crea una separación, que es muy cómoda para malos gobernantes, peor que luego es casi imposible de restituir. Ademas que se obliga a la población a tomar posición. Se está a favor o en contra de los inmigrantes. De esta forma se sigue separando; Los supuestos patriotas y los que no los son. Esta estrategia es muy fácil y muy efectiva. A quien le sirve alentar este nacionalismo falso? Ya casi ni se habla de los audios que aún están siendo analizados. La mafia entre políticos y funcionarios del país tiene interés en que haya un tema de atención pública que desvíe de uno de los escándalos más grandes de los últimos años.

El venezolano es culpable de toda la miseria en el Perú

Se hace pensar que si se resuelve la situación inmigratoria y, se hace salir a los venezolanos del país, todos los problemas serán resueltos. Es una idea que se vende muy fácil, sin ponerse a pensar en lo desastrosa de la situación peruana antes de la llegada del, hoy odiado, venezolano. Si bien es cierto, la búsqueda de un culpable a los problemas propios es algo bastante común, lo que viene ocurriendo va a tener consecuencias graves en el futuro del país, con o sin venezolanos. El que no tenía acceso a una educación decente, antes de la llegada masiva de los venezolanos, seguirá sin acceso a ella, con o sin venezolano. Si se sigue alimentando la xenofobia, tendremos un problema más en el Perú, y ya tenemos suficientes. Hoy es el venezolano, y quién será después? Se están formando grupos y saliendo a las calles a protestar contra la entrada de gente necesitada, en vez de organizarse para protestar contra la corrupción, la falta de inversión en la educación, el mal estado de la infraestructura, los bajos sueldos, la falta de un seguro médico para todos, etc. Unamos esas fuerzas para luchar por cosas realmente importantes que mejoren la vida de todos los peruanos independientemente si tenemos refugiados o no. 

No se puede dejar sin consecuencias el hecho que se cuelguen carteles que incitan xenofobia contra los venezolanos. Como lo que ocurrió en el puente de Acho. Y no solo quedó ahí, sino que fue difundido en las redes sociales y obtuvo mucha aceptación. El número de insultos contra los venezolanos en twitter y facebook se ha incrementado en los últimos anos innumerablemente.  

Sentirse superior es lo que al parecer hace aumentar la xenofobia. No nos dejemos llevar por el deseo de ya no estar en el último escalón de la sociedad. Que esto es solo apariencias. La situación del pobre no cambia para nada. Lo único que cambia es que aparentemente ya no se está al final. Ahora hay alguien detrás, pero no se ha avanzado. Y la sociedad realmente lo que da es un paso atrás. 

Incluso se ha cambiado el gentilicio. No se les llama venezolanos, sino se les dice „venecos“. La terminación es indiscutiblemente peyorativa y muestra la hostilidad actual.

La delincuencia venezolana en el Perú y las mentiras en las redes sociales

La arrogancia con la que hoy muchos peruanos ven al venezolano es indescriptible. Se sienten que son alguien más, solo por el hecho que gente necesitada ha venido a pedirles ayuda en una situación de angustia. Donde están los grupos católicos cuando se les necesita? Donde está el amor al prójimo? El ataque al pueblo venezolano, que se encuentra en una situación muy crítica y que no encuentra otra solución más que el abandonar Venezuela, está lleno de mentiras que tiene como fin agitar nuestros miedos y aumentar nuestra inseguridad. 

Los venezolanos son seres humanos, y, como tales, los hay buenos y malos, trabajadores y vagos, honrados y delincuentes. Tampoco quiero cegarme a esta realidad. Por supuesto han venido entre ellos delincuentes y gente de mal vivir. Pero no generalicemos. Y si tenemos dudas, informémonos antes de dejar rienda suelta a nuestras incertidumbre. 

Según las redes sociales, nos estamos inundando de delincuentes venezolanos. Otra vez vamos a ver los datos oficiales para no hablar sin base. El número total de personas que está cumpliendo pena de cárcel en el Perú es de 70 mil personas. Es decir el número total de la población penitenciaria es de 70 mil. De todos estos presos, el número de venezolanos es de más o menos 70. El número exacto no se publica. Por lo menos no pude encontrarlo. De los cuales 28 de ellos han cometido delitos contra el patrimonio. Entonces, estamos hablando de un 0,02% de los 400 mil venezolanos que han venido al Perú buscando asilo. 

Los venezolanos votarán en las próximas elecciones

Según fuentes oficiales de la Superintendencia Nacional de Migraciones habían llegado al Perú, hasta fines de agosto del 2018, 415 mil ciudadanos venezolanos. Tengo que hacer hincapié que este es el número total de venezolanos entrados al Perú en los últimos años. Se está divulgando que para las próximas elecciones regionales y municipales, el día 7 de octubre del 2018, el número de venezolanos que van a votar es de 400 mil. Esto es una gran mentira que hay que desenmascarar, porque no tiene lógica. Ademas es una muestra más de la campana xenofóbica actual. 

El artículo 253 de la constitución de 1979 establece que extranjeros que hayan residido por más de dos años continuos en el territorio nacional, gozan del derecho al voto pasivo y activo para elecciones municipales. Es decir pueden elegir y ser elegidos. Por su parte, la ley de elecciones municipales del año 1997 en al artículo 7 dice:

“ Los extranjeros mayores de 18 años, residentes por más de dos años continuos previos a la elección, están facultados para elegir y ser elegidos, excepto las municipalidades de frontera. Siempre y cuando estén debidamente inscritos en el registro correspondiente; para ejerce este derecho el extranjero se identifica con su respectivo carné de extranjería“. 

Los requisitos son muy claros. El padrón para votar se cierra 120 días antes de las elecciones. Lo escandaloso de la mentira sobre el número de venezolanos que supuestamente votarían en las elecciones es vergonzoso. El número general de extranjeros inscritos para votar en las próximas elecciones es 26. De los cuales solo uno es ciudadano venezolano. Entonces el número de los supuestos 400 mil venezolanos es una falsedad que se está divulgando para crear caos. Y sin investigar se ha hecho viral y la gente se acalora sin razón. De los venezolanos entrados, solo una sexta parte cuenta con Permiso Temporal de Permanencia (PTP).

Sueldo mínimo vital exclusivamente para venezolanos y puestos en el sector público

Otra de las mentiras divulgadas es la supuesta ley de un sueldo mínimo vital especialmente para los venezolanos. Esa ley simplemente no existe. Es parte de la fantasía xenóbica que se expande porque nadie la constata.

También está cursando por varios medios que a los venezolanos se les está dando puestos en el sector público. Muy falso, si se investiga se llegará a la conclusión que no es posible. Los puestos en el sector público están destinados exclusivamente a los peruanos, sean de nacimiento o nacionalizados.

Se repite tanto que se termina creyendo 

Es la iteratividad con la que se le llama criminal al venezolano, lo que está haciendo que lo veamos como el criminal por excelencia en el Perú de hoy. Y eso no es justo. 

No olvidemos que el venezolano viene al Perú para huir de una situación terrible con una inflación desmesurada, falta de empleo y una crisis alimentaria sin igual. Se trata de una emergencia humanitaria. Seguramente, el venezolano, al igual que el peruano, nunca abandonaría su país si este le ofreciera algo de seguridad y una perspectiva para el futuro. No olvidemos que hay 3 millones de peruanos viviendo en el extranjero, que salieron por motivos económicos. Cada uno de nosotros tiene un familiar que está fuera del país. Y si queremos mostrar un ejemplo de la mala conducta del extranjero en país ajeno, mencionemos los horrores que ha causado la comunidad peruana en New Jersey. Eso no quiere decir que todo peruano que sale del país sea una vergüenza para nosotros, pero hay que abrir los ojos. La inmigración venezolana es un reto grande para el Perú, pero no dejemos que nos derrumbe como sociedad, sino aprendamos a crecer con ella. 

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *