Racismo en el Perú. Una problemática desde la época colonial

Racismo en el Perú es una problemática que a más tardar en la época colonial se acuñó en la sociedad peruana, y de la que no hemos podido librarnos. Incluso se ha convertido parcialmente en algo „usual“ para muchos. Por un lado los agresores y por otro los agredidos se ven confrontados día a día con racismo y muchos ya ni se inmutan.

Lamentablemente los que sufren de más discriminación en el Perú de hoy son los indigenas. ¿Porqué sucede esto?  ¿Qué acontecimientos han influenciado este desarrollo? Hay muchas preguntas que tienen que ser aclaradas para entender la situación y el cómo y porqué hemos llegado hasta donde estamos. En este artículo voy a tratar de dar una visión conjunta del tema racismo en general, de su difusión en el Perú y de la situación actual. Empezando por el origen de este término. Daré ejemplos reales de racismo y del discurso racista en la sociedad y en los medios de comunicación.

http://la-realidad-peruana-noticias-e-historia.com/wp-content/uploads/2018/11/Racismo-en-el-Perú.-Una-problemática-desde-la-época-colonial-Karlo-Grados-La-realidad-peruana-noticias-e-historiaI

¿Cuál es el origen del término raza como designación biológica?

Desde un punto de vista biológico, la palabra raza denomina la combinación de seres vivos que difieren en su patrimonio común de otros de la misma especie(*1). Etimológicamente visto, ‘raza’, como palabra, tiene una historia relativamente joven. Pero ha alcanzado conquistar los campos semánticos de términos de clasificación y orden como, ‘género’, ‘variedad’. Estos son también encontrados en  nombres de grupos político-sociales como ‘natio’, (pueblo) o nombres de idiomas como ‘celtas’, (alemanes) “etc. 

Cuando esta palabra es usada para distinguir o definir los tipos humanos de acuerdo con las características somáticas, ‘raza’ tiene una acepción descriptiva. Pero dado el caso que este símplex fue utilizado desde su origen para subrayar el criterio de „comunidad de origen“ y menos para individuos, lleva una connotación política. Por este motivo el término ‘raza’ fue asumido como parte de la terminología política-social. Para luego desarrollarse hasta llegar al término ‘racismo’.

En las ciencias naturales se utiliza este término con un contenido significativo neutral. Desde el tiempo de las ideologías de finales del  siglo XIX, y más aún desde el periodo inhumano de los años cuarenta, la coloración peyorativa socio-política es extrema. 

El antropólogo Egon von Eickstedt hizo el intento de evadirlo y propuso el uso del término ‘variedad’. Su intento no tuvo éxito ya que ‘raza’ se había expandido y establecido mundialmente.

Origen etimológico del término ‚raza‘

Si se busca el origen etimológico del término ‚raza‘, se va a dar con una cantidad de explicaciones muy distintas. Esta palabra pertenece a las lenguas romances desde el siglo XIII. Fue utilizada para designar la pertenencia a una casa, como „género noble“, o como sinónimo de dinastía. 

En el siglo XVI significaba ‚race‘ (raza) sobretodo ascendencia noble. Se le encuentra en la traducción de stirpis nobilitas (1512) así: noblesse de sang (1530) y luego: ceulx qui yssus de tresnoble et ancienne rasse (1540)(*2).

 En contraste con la comprensión moderna de la terminología en las ciencias naturales, que sugiere un grupo de características somáticas comunes. Según esta, solía haber una idea de una larga línea de antepasados, que se distinguía de otros con una calidad excepcional: race d’ans l’histoire, se dit d’une longue suite de Rois de même lignée.

El término ‚raza‘ fue usado para describir las cualidades comunes de animales domésticos. Un uso muy común de esta palabra se encuentra en la cría de caballos, especialmente cuando se trata de enfatizar la calidad de un caballo.

El concepto de raza se expandió e incluyó características tanto negativas como positivas. El término capturó a más y más personas hasta que se empezó ha hablar en la unidad cristiana de ‘raza de cristo’, y de ‘raza de satanás’.  A través de esta división, todos los humanos fueron captados por este término.

Descripciones de viajes y subdivisión de personas en grupos raciales

La posibilidad de descubrir países y continentes estuvo enlazada a la conglomeración de material de descripción de seres humanos. Por consiguiente nació la necesidad de clasificarlos. El antropólogo y médico francés François Bernier empezó con una antropología universal que propagó en su publicación „Jounal des Scavans“en el año 1684.

En esta publicación propone clasificar a toda la humanidad en cinco grupos. Lo interesante de su clasificación es que esta subdivisión fue basada principalmente en características somáticas(*3).

Se enfatizaron sobre todo las características del cuerpo, que deberían determinar la división del grupo según la forma y la condición. La subdivisión era basarse en la construcción del cuerpo, la cara, los labios, la nariz, los dientes y el cabello. A diferencia de la mayoría de los contemporáneos, quienes vieron el color de la piel como la principal característica distintiva. 

La clasificación del género humano de  Georges Louis Leclerc

Por otra parte el naturista botánico Georges Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788), en sus estudios sobre la clasificación del género humano (genre humain) en el reino animal, va desde la clasificación de los seres vivos más simples hasta los humanos en el nivel más alto. El ve al ser humano como especie perteneciente a una sola familia. 

Por lo tanto, es de la firme convicción de que la unidad de la raza humana hacia diferentes variedades, se ha formado en el transcurso de un tiempo muy largo y a través de la influencia del clima, la comida y el estilo de vida. Importante para la postura de Buffon es que él delimita el término “género humano” de los animales. Los seres humanos pertenecen solo a un “espèce” cuyas variedades individuales pueden mezclarse unas con otras. Para Buffon, el clima o las zonas climáticas desempeñan un papel crucial en el desarrollo de variedades humanas. A lo que hoy llamamos grupos étnicos.

Origen de la clasificación jerárquica de las razas

Dos motivos que influenciaron la clasificación jerárquica del término raza. 

1. Las nuevas ideas, que mediante el Sánscrito y la literatura india antigua impactaron a los europeos. Esto cementó el mito del pueblo ario como pueblo de raza superior, no solo de India, sino de todos los pueblos indogermánicos. Así se empezó a usar el término ‚ario‘ para los indogermánicos. Y por consiguiente se dio inicio al uso de „Ario“ como palabra histórica para designar a los Portadores del progreso y guardianes de los valores éticos más altos. 

2. La noción recientemente creada del concepto racial ‚ario‘ fue corroborada por el hecho de que ‚arios’ estaban asociados con el término ‚caucásico‘ o ‚raza blanca‘. Los ‚arios‘ se entendieron como la raza de más alto rango e inicialmente incluían a los indoeuropeos y los semitas. Sin embargo, la tendencia se extendió rápidamente de que los ‚arios‘ eran considerados más valiosos que los semitas. Esta calificación se reflejó en el concepto de raza.

La enciclopedia de Caspar Bluntschli

El político y jurista suizo Caspar Bluntschli (1808 – 1881) publica en 1857 en su enciclopedia, que la introducción de la designación raza caucásica fue sólo para hacer una distinción de los indios y chinos. El liderazgo mundial de la raza pertenecía a los ‚arios‘. 

„Gott habe die Herrschaft der Erde in die Hände der Arier und nicht der Semiten gegeben“ die Semiten seien minderbegabte aber für Buntschli waren die Semiten auch die „einzige Völkerfamilie, die mit der arischen einigermaßen den Vergleich aushalte, im Unterschied zu den niedrigeren Rassen“. 

Traducción: “Dios entregó el dominio de la tierra en manos de los arios y no de los semitas”, los semitas tienen menos talento, pero para Buntschli, los semitas también eran “la única familia de pueblos que podía compararse con los arios, a diferencia de las razas más bajas“(*4).

http://la-realidad-peruana-noticias-e-historia.com/wp-content/uploads/2018/11/Racismo-en-el-Perú.-Una-problemática-desde-la-época-colonial-Karlo-Grados-La-realidad-peruana-noticias-e-historiaI

¿Cuál es el origen de la segregación racial y del racismo en el Perú?

No es fácil encontrar el origen del racismo en Perú. Sin embargo, la idea de encontrar una respuesta no se basa en encontrar uno o más culpables para empezar una guerra entre buenos y malos, sino para entender mejor la historia y la actualidad. Y tal vez, así, dar una pequeña contribución a la solución o mejora.

La época de la conquista fue determinada por una jerarquía de dominación que dio poder a los españoles que ejercían un dominio sobre los pueblos indígenas. Lo que se acuñó la vida política y social. Este dominio se basó en la creencia de la superioridad del catolicismo sobre las otras religiones y sobre las otras etnias. El racismo en el Perú está profundamente arraigado en la mentalidad y es el producto de siglos de exclusión y subestimación de los pueblos indígenas y negros(*5).

La importancia del idioma en al proceso de independencia del Perú

Después de la Declaración de Independencia, el español fue declarado idioma oficial, aunque en ese momento solo el 10% de la población hablaba español. Esta posición del lenguaje dejó en claro que la independencia era solo para las elites.

La participación política no fue concedida a los indios. En el Siglo XX, se fortaleció el centralismo. El mismo que trajo consigo una explosión de la población en Lima. La respuesta del gobierno fue tomar medidas para reducir la despoblación rural. Se discutió si se debería construir un muro, con una cabina de peaje que bloquee la inmigración de los Andes. Esto reforzó el pensamiento racista de los criollos y de los mismos provincianos que ya vivían en Lima.

El siglo XX fue una época en la que Perú impulsaba una economía neocolonial que reforzó su estado de dependencia. Durante este tiempo, Perú también fue tierra de cultivo para la propagación de declaraciones racistas, por parte de  intelectuales y aristocráticos. Estas elites dieron su aporte en el pensamiento racista e intensificaron la segregación de la población.

Intelectuales y aristocráticos intensificaron el racismo en el Perú del siglo XX

Un par de ejemplos de los intelectuales y aristocráticos que jugaron un rol muy importante en la intensificación del racismo en los medios peruanos fueron:

  1. José de la Riva Agüero y Osma: „En el indio vive secretamente una posición hostil y vengativa“. 
  2. Alejandro Deustusa: „Los indios son pobres infelices y analfabetos“. 
  3. Francisco Calderón y Honorio Delgado, quien fue un apologista del régimen nazi(*6). 
  4. El historiador y filósofo Max Javier Prado y Ugarchete (1871 – 1921) hizo un resumen de los acontecimientos de la época colonial. Ademas desarrollo una teoría racista muy clara contra la población indígena, que fue basada en un Darvinismo social. Según Prado, el Perú era un pueblo enfermo y que la causa era la raza andina. La solución del problema era „curar esa enfermedad“ mediante la inmigración de „razas mas altas“ y la introducción de un nuevo sistema de educación. Solo así sería posible que el Perú encuentre el camino de salida del barbarismo en el que se encontraba. 

Prado malinterpreta a Nietzsche

Los intelectuales del Perú llevaban la convicción racista europea. Las ideas de Prado eran un Nietzsche mal entendido. 

El alegato de Nietzsche era de una auto-elevación del ser humano. Pero no abogó por una pureza, sino que enfatizó la mezcla de razas para cultivar la mejor. Una raza gobernante que se convertiría en los futuros señores de la tierra. La dicotomía de Nietzsche entre hombres superiores y de pastoreo(*7) hace un alegato por una inversión de valores y derechos especiales a favor de la “raza maestra”.

Prado tenía un enemigo intelectual que lo criticaba constantemente y que había establecido una teoría propia. El rebelde José Manuel de los Reyes Gonzáles de Prada y Álvares de Ulloa (1884 – 1918), tenía ideas distintas a Prado. Lamentablemente estas no proponían consenso entre las etnias que viven en el Perú. Por lo contrario defendían una posición completamente distinta, que la vez era muy radical. Gonzales Prada abogaba por olvidar el pasado, porque éste solo representaba sufrimiento. A cambio se debería construir una sociedad en la que no debería haber espacio, ni para la herencia de la época colonial, ni para los restos de la república. Su enunciado principal era: „los jóvenes a la obra, los viejos a la tumba“(*8). 

Gonzalo Portocarrero niega la existencia de racismo en la época colonial

Por otra parte, para continuar con el sin-sentido, el sociólogo peruano Gonzalo Portocarrero sostuvo en 1989 ( es decir ayer), que el racismo es un fenómeno de la época moderna. Para él, el racismo en Europa y en las colonias era existente, pero de una forma muy practica. Luego dijo también que el racismo en el sigo XIX no se conocía. Citado:

„yéndonos  atrás en el tiempo, debemos empezar por una tesis que creo que es fundamental: la discriminación surge… en el siglo XIX; el racismo es un fenómeno moderno”(*9).

Explica sus alegaciones con la  presunción que en un estado donde vivían dos grupos principales, españoles e indios, en el que estaba claro desde el principio que eran grupos desiguales, la discriminación no era necesaria porque las diferencias eran claras. La discriminación, y por lo tanto el racismo, surgió por primera vez en la República cuando se declaró la igualdad para todas las “razas”. Según Portocarrero, el racismo solo puede ocurrir en un estado donde la igualdad domina en la fe de sus ciudadanos, pero al mismo tiempo no se da en la práctica. Las modernas teorías biológicas de la “raza” han hecho posible el racismo, dice Portocarrero. Es preocupante que se escriban libros con „pseudo-investigaciones“ con falta de lógica y que apela por una aceptación del racismo.

El aporte de Galindo al desarrollo sobre el desarrollo del racismo en el Perú

El historiador peruano Alberto Flores Galindo (1949 – 1990) hizo un aporte muy importante al desarrollo del racismo en el Perú. Su descubrimiento de cómo el orden intrínseco de la época colonial es responsable de la profunda divergencia en las clases bajas que sigue prevaleciendo hasta el día de hoy. 

“… en la sociedad colonial las fronteras étnicas no separan sólo a ricos de pobres. También funcionan en el interior mismo de las ‘clases bajas’, enfrentando, por ejemplo, a indios y negros… los distingos étnicos fueron interiorizados por los propios sectores populares. En esto radicó precisamente su eficacia”(*10).

Si se trató de una estrategia española o simplemente azar, no ha sido determinado. Pero lo que sí se ha demostrado es que el desprecio entre Indigenas y negros aseguró el poder español por mucho tiempo. Muestra definitiva de esto es la seguridad de mantener el status quo de la época del Virrey Ambrosio O’Higgins (1720 – 1801), con su declaración que los españoles no tenían a que temer, porque una alianza entre indigenas y negros era imposible. 

“… desecha los temores sobre una posible alianza entre negros e indios recordando a la Corona que la animadversión profesada entre ellos era más fuerte que el odio a los españoles: ‘son irreconciliables’(*11). 

La respuesta radical de Valcárcel al racismo peruano

El historiador y antropólogo peruano Luis Eduardo Valcárcel Vizcarra (1891 – 1987) apela contundentemente por una reivindicación de los indígenas y de una resurrección de la cultura inca. Valcárcel ve la existencia de una dicotomía fundamental entre Lima y Cuzco. Lima, como capital del Perú y también del virreinato, la ve como un intento de adaptación a la cultura europea. Por el otro lado el Cuzco, como heredero de la tradición inca. Valcárcel no cree que el blanco de Lima sea capaz de aceptar la forma de vida de los indígenas. Valcárcel dice que las dos nacionalidades que han existido en Perú desde la Conquista han provocado un gran conflicto que debe resolverse. Su posición es „Los incas al poder“. En vez de buscar paz e igualdad, Valcárcel pide venganza(*12). 

Hay estudios sobre el orden político-social de la época colonial y de la época moderna, hechos por el historiador Eduardo Torres Arancivia. El llega a la conclusión que hay muchos paralelos en cuanto a la relación al poder en ambas épocas. Torres no encuentra muchas diferencias entre pasado y presente. Por lo contrario ve a la sociedad peruana como una copia ridícula de la corte de los siglos XVII y XVIII. Encuentra muchas situaciones muy parecidas, tales como el curso rígido de las ceremonias, el juramento del ministros, la impuntualidad,(*13) etc. 

Un ejemplo muy actual es la condecoración que acaba de recibir el rey Felipe VI de España en el Palacio de Gobierno por el presidente de la República, Martín Vizcarra. Una ceremonia muy à la Corte de algún país europeo. Apostemos a que en una visita de nuestros mandatarios en España o Inglaterra, no los van a recibir con una ceremonia al estilo inca. Entonces, porque no hacer aquí una ceremonia inca, o criolla? 

Las elites consolidan la desigualdad en la sociedad peruana

http://la-realidad-peruana-noticias-e-historia.com/wp-content/uploads/2018/11/Racismo-en-el-Perú.-Una-problemática-desde-la-época-colonial-Karlo-Grados-La-realidad-peruana-noticias-e-historiaI

Tampoco debe olvidarse que fueron precisamente las elites las que se negaron a aceptar la modernización de las reformas borbónicas. Las mismas que unos años más tarde precisamente impulsaron el movimiento de independencia. 

Fueron precisamente estas elites las que aseguraron que los hábitos políticos y sociales del antiguo régimen se mantuvieran, solo sin tener que dar explicaciones a la madre patria. Esta ideología experimentó una fuerte consolidación durante la república. Para Torres, los peruanos todavía están en busca de un rey en la República. 

En Perú, existe un legado colonial que determina las relaciones sociales entre gobernados y gobernantes, según el antiguo régimen. La sociedad peruana es una que se ve a sí misma como moderna, pero que de ninguna manera la es. 

El significado del racismo en el Perú de hoy

Lo cierto es que desde la Conquista, el racismo ha jugado un papel muy importante en la vida  política, social y económica del Perú. Como resultado, Perú es un país con una elite que no tiene la capacidad de entender y aceptar a las masas. Sin embargo, una gran mayoría afirma que no hay racismo en Perú y que no tiene impacto en la vida diaria. La razón del porqué se le niega puede estar relacionada con el hecho que una confrontación con el racismo significa una confrontación con uno mismo. Probablemente le le niega por autoprotección. Parece ser que los peruanos han desarrollaron la capacidad de vivir con él.

 http://la-realidad-peruana-noticias-e-historia.com/wp-content/uploads/2018/11/Racismo-en-el-Perú.-Una-problemática-desde-la-época-colonial-Karlo-Grados-La-realidad-peruana-noticias-e-historiaI

Racismo en los medios de comunicación peruanos

Uno de los problemas del racismo, según la Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales, es que los peruanos mismos tienen grandes dificultades para definirse a sí mismos étnicamente. En el Perú no se quiere hablar de racismo. Ignorarlo y trivializarlo es más fácil de conllevar. El comentario de “Camila” en un foro de Facebook fue citado por el periódico La República. Aquí ella expresa su temor que una discusión sobre el racismo pueda crear una mala imagen. Se refiere a un incidente en el que jóvenes de Lima ofendieron a periodistas con insultos racistas. por si alguien recuerda el caso de septiembre del 2012(14): 

“No entiendo a dónde quieren llegar con esto. Todos saben que la manera en que los chicos reaccionaron no fue la mejor, pero ya déjenla ahí. Están perjudicando a muchisísima gente! Los periodistas lo único que tratan de hacer es subir el rating, están malogrando la reputación de gente que no tiene nada que ver”.

Otro usuario hizo comentó:

“Me llega que le den tanta importancia como para crearle una página a este imbécil gringo desabrido; quién lo va a mirar. Cholea como bueno, y al final va a terminar casado con una. Chibolo imbécil”.

En otras palabras, o se pide que se deje de hablar del tema para no dañar la reputación del país, o se pide que se combata racismo con más racismo. 

El racismo también se puede dar en los medios de comunicación, como el caso del 2009 en el artículo de Andres Bedoya Ugarchete, publicado en el diario Correo. Se trataba de los disturbios en la selva peruana. Había una pelea entre indígenas y la Policía Nacional Peruana, que había sido enviada para expulsarlos. En “interés del país”, la región tenía que ser utilizada para la extracción de petróleo. Una empresa internacional, extranjera quería instalarse allí. Los indígenas se negaron a dejarse expulsar. En la lucha murieron 29 policías y 11 indígenas. El periodista Bedoya escribió lo siguiente:

„ iPobrecitos chunchos! y otras torpezas“.

Adhirió:

“De modo que ya lo saben. Para aquellos que aún consideran a estas “etnias” como grupos humanos de gentes “buenas”, “ingenuas” y “candorosas”, les recuerdo que fueron estas mismas las que perfeccionaron el arte de reducir las cabezas de sus enemigos y llevarlas en los cinturones de piel que sujetaban sus taparrabos. Con los congresistas van a fallar. Ya esas cabezas no pueden reducirse más. En todo caso, si los “nativos” no lo hicieron con los 25 policías que asesinaron y se comieron sus restos, fue solamente por falta de tiempo“. 

El problema en este caso es doble. Por una parte el hecho que un diario publique este artículo es escandaloso. Por otro lado, este tipo de publicaciones influencia las masas y acostumbra a la sociedad a esta dicción.

El racismo en el Perú está en todas las clases sociales

El racismo llega a todas las clases sociales. El ‘Cholo’ sigue siendo cholo, incluso si él es educado, incluso si tuvo la oportunidad de asistir a una escuela de elite. Al cholo no se le respeta. Siempre es un intruso, un extraño en la clase alta peruana. La novela “La vida exagerada de Martín Romaña” del escritor peruano Bryce Echenique (Lima 1939) cuenta cómo Juan, quien estudió y fue premiado en París, seguía siendo discriminado en el Perú. A pesar de  haber tenido  tanto éxito en la capital francesa, regresa a su propio país, donde solo su apariencia cuenta y vuelve a ser un don nadie(*15).

http://la-realidad-peruana-noticias-e-historia.com/wp-content/uploads/2018/11/Racismo-en-el-Perú.-Una-problemática-desde-la-época-colonial-Karlo-Grados-La-realidad-peruana-noticias-e-historiaI

Perú es un país multiétnico y multicultural con un racismo que no es nuevo. El racismo actual en el Perú es el resultado de un proceso muy largo. El discurso racista en la historia social y política ha formado una identidad que tiene como característica la exclusión de una parte importante de la población por razones étnicas.

Racismo un problema cultural

En el caso de Perú, no siempre es por falta de educación, sino un problema cultural, es el ambiente en el que se crece lo que le hace ignorar que se es racista.

El racismo en Perú está arraigado en instituciones militares, escuelas, instituciones gubernamentales y no gubernamentales, la tienda de la esquina, el club nocturno, el club deportivo y la publicidad.  Está reforzado con un discurso racista cotidiano, exclusivo e intolerante.

Debe garantizarse que nuestros fundamentos éticos sean reconocidos y transmitidos. Si bien es cierto, esto no se puede hacer con violencia, ya que los valores no pueden  y no deben imponerse. Hay la necesidad de convicción, doctrina, modelos a seguir. Sin embargo, esto puede y debe provenir del estado. No es cuestión de propaganda, sino de garantizar instituciones como escuelas, universidades, iglesias, teatro, prensa y literatura. Promover estos lugares donde se crean y transmiten los fundamentos éticos y su supervivencia.

Basta ya de racismo! Es hora de empezar a caminar en otra dirección. Ya fueron suficientes los siglos lidiando con este problema. Vivamos lo que cantamos durante las fiestas patrias. Esto nos hará avanzar como sociedad y como seres humanos y mejorará la convivencia entre paisanos. 

Karlo Grados

  1.  Reinhard Koselleck: Geschichtliche Grundbegriffe. Historisches Lexikon zur politisch-sozialen Sprache in Deutschland. Band 5. Pro-Soz. P.135.
  2.  Joductus Clichtoveus: De vera nobilitate oposculum (Paris 1512): aus Reinhard Koselleck: Geschichtliche Grundbegriffe. Historisches Lexikon zur politisch-sozialen Sprache in Deutschland. Band 5. Pro-Soz. P. 138.
  3.  François Bernier, Nouvelle division de le terre, per les différentes especes ou races d’hommes qui l’habitent, envoyée par un fameux Voyagerurs à Monseur… à peu près en ces termes. 24. April 1684. Journal des Sçavans. P. 148.
  4.  Reinhard Koselleck: Geschichtliche Grundbegriffe. Historisches Lexikon zur politisch-sozialen Sprache in Deutschland. Band 5. Pro-Soz. Página. 160.
  5.  Comisión de la Verdad y Reconciliación. Informe final. Tomo VIII. Dritter Teil. Las secuelas de la violencia. Capítulo 2.2. Violencia y desigualdad racial étnica. Página. 114.
  6.  Jorge Yeshayayu Gonzales-Lara: Los Discursos Racistas en el Peru. P. 3.
  7.  Friedrich Nietzsche: Gesammelte Werke: Auf Grundlage der von Dr. Walther Linden besorgten Ausgabe. Neu bearbeitet von Dr. Wolfgang Deninger. Gondrom Verlag GmbH. Bindlach. 2005. Página. 939.
  8.  Jorge Yeshayayu Gonzales-Lara: Los Discursos Racistas en el Peru. Página. 4.
  9.  Gonzalo Portocarrero Maisch: Racismo y Mestizaje“ 1992.
  10.  Alberto Flores Galindo (Callao 1949 – Lima 1990) Historiador peruano fundador SUR – Casa de Estudios del Socialismo.
  11.  Citado de: El Racismo Peruano de la Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales. P. 6.
  12.  Luis Valcárcel: Tempestad en los Andes. Verlag Universo. Lima 1927. P. 24.
  13.  Eduardo Torres: Buscando un Rey: El Autoritarismo en la Historia del Perú. (Siglos XVI – XVII). Verlag der Päpstlichen Katholische Universität von Peru.Lima 2007. P. 213-276.
  14.  https://larepublica.pe/archivo/661670-racismo-en-las-redes
  15.  Alfredo Bryce Echenique: La vida exagerada de Martín Romaña, novela publicada en 1981.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *